POR QUÉ HAY QUE VIVIR MÁS EXPERIENCIAS ANALÓGICAS

04 julio 2016



No sé vosotros, pero yo varias veces al año me saturo de tanta red social, de tanto contenido digital impalpable y de tanto postureo. Cada vez tengo más claro que Facebook y otras redes que promueven el consumo mega rápido de contenidos me alejan no sólo de la capacidad de mantener conversaciones interesantes y relaciones sanas y firmes en la vida real, sino también de generar mi propio contenido de calidad. Contenido pensado y elaborado, como fotografías o entradas útiles en el blog, por ejemplo.

Realmente caer en esa rueda de engullir imágenes y opiniones (más que opiniones, juicios ligeros) a velocidad de meteorito me bloquea mental y creativamente, y creo firmemente que me aparta de mi camino a la felicidad, ¿pensáis igual? Yo me digo que voy a dejar de publicar en esos determinados espacios, pero siempre vuelvo a hacerlo y (permitidme la exageración) muero un poco por dentro cada vez que me veo buscando la aprobación de ese grupo incorpóreo, volátil de personas que Facebook llama amigos. Es la droga del siglo XXI y desengancharse de ella no es en absoluto fácil. 

En resumen, me he cansado y he llegado a mi límite con este tipo de herramientas que son simuladores de acercamiento y de sensación de grupo, pero cuya realidad es el mayor de los aislamientos. Después de mucho pensarlo, he decidido destinarlas sólo a fines que tengan que ver con mi sustento económico, que es la manera que creo más inteligente de aprovecharse del medio sin ser absorbido por él. El objetivo no es tanto desaparecer del mundo digital, si no reconstruir cada rutina en torno a hábitos que no necesariamente implican Internet. ¿No os pasa que vuestro día a día incluía placeres analógicos hasta que fuisteis engullidos por la locura de Facebook y la necesidad de compartirlo todo? 

Os dejo algunas propuestas para desintoxicarse un poco durante el verano o todo el año:


Comprar experiencias

Cada vez hay más actividades fotográficas que giran en torno a la idea de lo experiencial. Conferencias y talleres en un entorno natural y de convivencia grupal que me recuerda a los largos campamentos de verano de los scouts (tengo un pasado). Por ahora no he participado en ninguno de estos encuentros, pero de los que más he oído hablar sin duda son The Rural Workshop, Expedición Polar y Snap Photo Festival. Si os animáis a asistir a alguno contadme qué tal.


Río vs playa

Ya sé que en Murcia sigue habiendo mucha gente reticente a bañarse en el río porque bueno, la realidad salta a la vista: más que un río parece un pantano entre verde y marrón nada apetecible. No os digo que os tiréis a lo loco en plena ciudad, pero hay zonas de baño en pueblos como Cieza o Blanca que merecen la pena muchísimo. ¿Por qué es altamente recomendable si estáis en busca de lo analógico? porque la corriente y las piedras no os van a dejar ni sacar el móvil del coche. Adiós al selfie en la arena, la foto de la toalla y el bronceador o el posado instagramero en bikini. Al río se viene a disfrutar de verdad.


Hay vida más allá de Spotify

No seré yo la que os diga que el vinilo se escucha mejor que el digital, no voy a hablar de algo que desconozco, pero sí que suena distinto, y sobretodo: el acto de escucharlo es distinto. Estaba hasta las narices de que escuchar música siempre fuera una actividad complementaria a otra cosa que absorbía todo el protagonismo: trabajando en el ordenador con música, limpiando la casa con música, andando por la calle con música... Me apetecía recuperar esa cosa que sólo hacía de adolescente pero recordaba con mucha intensidad: tumbarme con el discman a sólo oír música sonar, con toda la atención que cada canción se merece. 

En casa adoptamos un plato viejo de mis suegros, un amigo nos lo puso a punto y estamos empezando una modesta colección de discos. Y hay pocas cosas tan relajantes como acabar la semana sentada en la alfombra con una copa de vino y un disco.

Si os animáis a probar, hay varias opciones geniales como las suscripciones mensuales a vinilos sorpresa: Flying vinyl envía una caja con cinco vinilos (uno de ellos en color) y Vinyl me, please manda un vinilo, una pieza ilustrada de 30x30cm y una receta de cocktail acorde con la música. No son iniciativas españolas y es posible que no envíen aquí o salga muy caro, pero estoy segura de que es cuestión de buscar. En Murcia por ejemplo se hace el Record Store Day, espero no perderme el próximo.


Revisa este post

En esta entrada que escribí justo hace un año tenéis otras ideas para alejarse de la maldita pantalla. Iba más enfocada a no morir de desesperación si veraneas en la ciudad, pero seguro que os da alguna idea.

¡Que tengáis buena semana! 

TRES VISIONES NO TRADICIONALES SOBRE EL DESNUDO

02 mayo 2016

¿Qué imagen os viene a la cabeza cuando pensáis en fotografía artística de desnudo? El otro día pensé si se podía hablar de desnudo sin recurrir a imágenes de estudio en blanco y negro. Después pensé que estaba siendo algo exagerada y que seguro que lo primero que imagina la gente no son posados en blanco y negro y planos detalle del cuerpo femenino. Seguro que buscamos otras cosas, que tenemos referentes más locos, estamos en la era del rugby subacuático, del blanqueamiento anal y la Coca-Cola con Mentos. Una búsqueda en Google basta para confirmar que no, que principalmente entendemos el desnudo como una representación totalmente clásica de un modelo estático (y no cualquier modelo, pero eso da para otro post). ¿Seguimos en el siglo XXI? me aburro.

Os dejo tres fotógrafos que trabajan en color y cuyo trabajo abraza el desnudo pero que sería erróneo reducir sólo a ese término. Los tres abarcan un espectro de conceptos mucho más amplio, y dentro de su discurso el desnudo es un elemento más, una pieza de un puzzle más complejo que no se ciñe únicamente a la estética. No me imagino un futuro próximo en el que los siguientes autores me vayan a aparecer en el buscador de imágenes de buenas a primeras:

foto: Ryan McGinley

Lyna Scheynius
http://www.linascheynius.com/

En un post muy, muy antiguo hablé de ella. La encontré de casualidad en 2010, una época en la que tuve mucha necesidad de hacer autorretratos y ningún referente actual. Por aquel entonces sus fotos estaban en una plataforma tipo Behance o algo parecido, pero creo recordar que no tenía dominio propio y el material estaba ordenado en diarios estacionales. Flipé con sus imágenes y se quedó para siempre. Tiene una visión del desnudo absolutamente naturalizada y cotidiana, es íntima, espontánea, y un dato interesante es que fue modelo y decidió que nunca trabajaría como los profesionales que la fotografiaban. También edita pequeños cuadernos super asequibles con sus imágenes.

Elisa González Miralles
http://www.elisagonzalezmiralles.es/

Tuve una clase muy chula sobre cuerpo e identidad y fue de las autoras que más me impactaron. En su trabajo Wannabe, reflexiona sobre el camino extraño hacia el que avanzamos en nuestra búsqueda de parecernos cada vez más a modelos estéticos que no son naturales, y viceversa. Ella utiliza como base para explicar esto el auge de las muñecas hiperrealistas en Japón y la confusión que genera el parecido entre el modelo y su representación. Las imágenes de su web dan para una reflexión o dos.

Ryan McGinley
http://www.ryanmcginley.us/

A veces algo muy ridículo conlleva un descubrimiento precioso. Conocí la obra de Ryan McGinley a través de un capítulo de Gossip Girl (es infame, pero a veces veo series así para desconectar de otras cosas). En el loft de Blair Waldorf, durante varias temporadas hay enmarcada una impresión bastante grande de una de sus fotografías. Me obsesioné un poco con la foto hasta que encontré al autor. Después empecé a verlo por todos lados, como en la portada de uno de los discos de Sigur Ros que tenía por casa. Sus imágenes son una explosión de magia y de vida, hace un uso del entorno natural que me parece fascinante y podéis ver uno de sus libros de principio a fin, pinchando aquí.

¡Recomendadme otros autores atrevidos!

FAVORITOS DE INVIERNO

25 abril 2016




Hace mucho que no actualizo, y en general que no escribo. El último mes, a raíz del proyecto personal en el que estoy metida y que me tiene en una introspección constante y un poco abrumadora, se me han despertado las ganas de escribir cosas en libretas de manera ordenada y guardarlas para mí. Eso sí que hacía tiempo que lo había dejado de lado, más o menos desde que empecé a vivir sola hace casi diez años. El caso es que estoy buscando una manera equilibrada de mantener la escritura privada y también la pública sin abandonar a lo loco ninguna de las dos. También intento hacerlo con la fotografía: hacer imágenes que no necesariamente van a ver la luz (al menos temporalmente) me está ayudando a reflexionar más y mejor y decidir si realmente estoy contenta con ellas.

PEQUEÑA GUÍA PARA IMPRIMIR FOTOS (1) - EL ORDENADOR

11 noviembre 2015

Me apetecía mucho hacer este post porque, sobretodo a través de Facebook, me preguntáis a veces que dónde y cómo imprimir vuestras fotos digitales. No quería hacerlo a la ligera porque es un post extenso y tenía que pedir un poco de ayuda para escribirlo, así que he tardado pero aquí está. Lo he dividido en tres partes en función de cómo preparar las fotos en el ordenador (1), cómo elegir el tipo de papel (2), y a dónde ir (3). La última parte es principalmente para los que estáis en Murcia, que es donde yo imprimo mis fotos.

En los posts que escribo últimamente me guío probando y equivocándome, y luego os cuento qué me ha gustado y qué no. Si os sirve para conocer opciones nuevas o para empezar a moveros porque estáis muy perdidos, perfecto. Pero hay muchas cosas que no conozco o que dependen del gusto personal y creo que (sobretodo en las partes 2 y 3) cada uno tiene que encontrar lo que más le guste. Os animo a que hablemos y compartáis en los comentarios vuestra manera de trabajar si es distinta, para que aprenda yo también.

¡Vamos!



Durante el primer año en la Escuela de Arte nos pedían los trabajos de la asignatura principal impresos (en una carpeta de fundas de plástico horrible) pero irónicamente no fue hasta el segundo año que nos explicaron que dependiendo de cuál fuera el fin de esas fotos, había que elegir una u otra resolución previamente en el ordenador. Es decir, que no se prepara igual una foto para un periódico que una que va a estar expuesta en una sala. Aquí he pedido ayuda a varios compañeros para asegurarme de que no os decía ninguna barbaridad, porque yo sólo recordaba las dos o tres pautas que utilizo siempre, y esto es lo que he sacado en claro entre las opiniones de todos:

PHOTOSHOOTING - MELISSA

18 octubre 2015



La semana pasada hice una colaboración con Melissa. Ella baila en el conservatorio de danza José Espadero en Alicante, y hace unos años coincidimos en la universidad estudiando Historia del Arte. En la época de la universidad nunca llegamos a hablar (entre otras cosas porque en clases de doscientas personas puede que no llegues a conocer a demasiada gente) y realmente yo no sabía que ella se dedicaba también a la danza, pero de manera un poco casual llegué hasta su perfil de Instagram hace unas semanas y se me ocurrió pedirle hacer esto juntas.

FAVORITOS DE VERANO

13 octubre 2015




Hace tres meses que no os hablo de favoritos, así que he juntado en una sola entrada varios de este verano. La verdad es que normalmente no tengo una cantidad de novedades tan frecuentes como para enseñaros cada mes cosas que merezcan la pena, así que a lo mejor a partir de ahora sería mejor hacerlo por estaciones y centrarme sólo en aquello que esté relacionado con la temática principal del blog ¿no? Bueno, allá va:

1. El micro es una mini inversión que me recomendaron hacer desde que me dio por intentar grabar vídeos hablados (cosa que no sé si alguna vez ocurrirá, la verdad) pero sí que me alegro de haberlo comprado. Lo encontré en Amazon por unos 30€ y evidentemente mejora algo el sonido que recoge la cámara si tienes buenas condiciones en casa (si no tienes ruidos) aunque en la calle aún no lo he probado. Tampoco es la leche, pero es una pequeña mejora que se nota.

2. Empezar el Máster me ha devuelto mucha motivación y un sentimiento de "estar donde quiero estar" que hacía años que no tenía. Volver a tener clases visuales, horizontales y con pocas personas, volver a ese estado de "conversación" fotográfica me pone de buen humor. Nada que ver con el sistema universitario (y menos mal).

3. He descubierto que puedo imprimir sobres en la impresora láser de casa y me he vuelto loca (gracias Ángel por llevar a la realidad todo lo que mis torpes manos no saben diseñar). También he hecho estas etiquetas molonas para cuando compráis alguna foto en mi tienda Etsy o en alguna expo.

4. Ramón suele hacer autopublicaciones muy baratas con sus fotos y acaba de ganar el primer premio de fotografía del CreaMurcia. Este es el último fanzine que ha sacado, que se llama "¿Y acaso me oirás?". No sé si le quedará alguno, pero si os interesa podéis echar un vistazo aquí y mandarle un email para preguntarle, seguro que si no conocéis su trabajo os va a llamar la atención.

5. Cualquier cosa absurda comprada en un bazar chino puede mejorar con spray blanco, dorado, o una mezcla de ambos ¡haced la prueba! (Creo que enseñaré ejemplos prácticos en un post no muy lejano).

6. Quería una compacta para llevarme de viaje y con la que pudiera hacer fotos en Raw y grabar video de calidad. Sin dolores mortales de espalda y sin pánico a que se rompa o me la roben (si eso pasa, la pérdida duele pero no tanto como con la 5D). Evidentemente ésta (la Canon Powershot G16) no da en absoluto la misma calidad de imagen pero me saca del paso dignamente y además con ella puedo (y quiero) volver al videodiaro sin dificultad porque me cabe en el bolso. Estoy bastante contenta con ella y Canon no me patrocina, ¡lo juro!

7. Mi amigo Rubén ha creado una tienda online para vender sus fotos de Instagram a un precio simbólico y está destinando ese dinero a ACNUR para la ayuda a los refugiados. Me pareció una iniciativa genial y colaboré. Podéis echar un vistazo a las fotos pinchando aquí.



¡Habladme de vuestros favoritos veraniegos! ¡Recomendadme cosas!

SER PRODUCTIVO EN CASA (SIN MORIR EN EL INTENTO)

27 septiembre 2015

El otro día tuve una conversación muy interesante sobre la importancia del espacio de trabajo. En el mundo creativo, la mayoría de gente que conozco trabaja desde casa, y una cosa es estar posicionado de manera seria (o tener un flujo de trabajo pagado más o menos frecuente y estable), y otra muy distinta estar asomando la cabeza y pensando hacia dónde tirar, haciendo trabajos sueltos esporádicos, buscando nuestro estilo, nuestro espacio de comodidad dentro del campo, etc (yo me incluyo aquí). En mi caso, empecé en febrero a hacer fotos a cambio de dinero, pero aún no es una actividad que me ocupe tantas horas ni me genere tanto beneficio como para mantenerme sólo con ella. Así que el resto del tiempo... ¿qué?

Sé que hay mucha gente igual que yo, no sólo en el ámbito creativo. La falta de motivación y de seguridad para identificar qué es lo que se nos da bien y lanzarnos a ello es algo con lo que desgraciadamente muchos nos identificamos. Esto puede derivar en días que se vuelven exactamente iguales y se hace cada vez más difícil mantenerse activo, o puede esquivarse y conseguir empezar y terminar cosas que nos lleven a algo mejor, aunque ahora mismo no tengamos la motivación de un sueldo constante. Ya llegará.

Hay una serie de pasos que sigo para ser más productiva en el día a día, independientemente de lo que tenga que hacer (desde retocar fotos de algún encargo hasta preparar una sesión que me apetezca hacer por gusto, actualizar el currículum o adecentar el portfolio). No a todo el mundo le funcionarán, es cuestión de encontrar tu propio método, pero a mí me van bastante bien.




¡Hola alarma, adiós pijama!

Aunque haya días que no la respetes, úsala como norma. Despertarse con el reloj biológico cuando tienes cosas que hacer no siempre es un buen método, y si cada vez te levantas a una hora puedes acabar sintiendo que se te escapa el día entero sin haberlo aprovechado. Yo tardo unos veinte minutos desde que suena el reloj hasta que salgo de la cama (y es rato que aprovecho para mirar Instagram).

BECAS Y CONCURSOS DE FOTOGRAFÍA ¿CÓMO TENER MÁS POSIBILIDADES?

17 septiembre 2015

Últimamente me doy cuenta de que este año estoy teniendo mucha suerte alcanzando las pequeñas metas que me voy marcando. Hace unos días he tenido la increíble oportunidad de conseguir una de las dos becas para hacer el Máster de PhotoAlicante durante el próximo curso, y aún no asimilo que vaya a poder seguir formándome en fotografía sin pagar el alto precio que supone una enseñanza de este tipo.

Siempre he pensado que soy una de esas personas que "no ganan cosas" y además nunca me encuentro dinero por la calle, la suerte no es lo mío. Sin embargo me he fijado en que, en lo referente a concursos para becas de formación me he presentado a tres, y dos de ellas las he conseguido. De esto saco en claro:
1) sólo me presento a concursos si sé que tengo entre manos algo que me convence y que me da más o menos seguridad.
2) voy a compartir con vosotros una serie de pasos que sigo para que me salga lo mejor posible.

¿Te quieres presentar a alguna convocatoria de fotografía? Presta atención:




Mira de dentro a fuera

Hay fotógrafos que buscan las mejores historias en lo lejano y lo desconocido, pero yo soy eternamente partidaria de las microhistorias y de lo que manejo a mi alcance. En mi opinión, no es tanto el "qué" sino el "cómo", cómo me afecta o cómo siento la historia de la que quiero hablar. Esto no quiere decir que haya que forzar un dramatismo que no existe, porque si se exagera esta parte o no hay una conexión real con lo que contamos, se nota y tira para atrás. A veces, a fuerza de tener delante nuestra propia rutina, somos incapaces de ver en ella nada sorprendente ni digno de contarse, pero no hay dos vidas ni dos familias exactamente iguales, y en los matices y los tabús puede estar lo interesante.

MI DIARIO EN BARCELONA | ESPAI FOTOGRÀFIC CAN BASTÉ

24 agosto 2015

Lo compartí la semana pasada en Facebook pero a los que me leéis aquí no os había dicho nada. Resulta que en julio se celebraron en el Espai Fotogràfic Can Basté (Barcelona) unas proyecciones de fotografía bajo el lema "Foto a la fresca". La cosa consistía en proyectar trabajos fotográficos de noche, al aire libre y bajo el lema de "realidades imaginadas". De paso y como Can Basté es un centro de gestión ciudadana, hubo un picoteo colaborativo para compartir entre los que fueran a pasar el rato.
Tuve la suerte de que me invitaran a participar enseñando lo que yo quisiera de mi trabajo y se me ocurrió montar algo con las fotos y los videos del diario que llevo haciendo desde que empezó 2015. Aunque no pude subir a Barcelona y me hubiera encantado, sí me hizo mucha ilusión que mis fotos estuvieran allí y encima teniendo en cuenta que también se proyectó a otros fotógrafos cuyos trabajos sigo habitualmente y que están en un nivel evidentemente más avanzado, como Rita Puig-Serra, Óscar Monzón, David Jiménez o Jon Gorospe.

Os dejo mi video abajo para que lo veáis (os recomiendo darle a la ruedecita de abajo para verlo a buena calidad):



CÓMO MEJORAR TUS FOTOS DE OBJETOS COTIDIANOS

14 agosto 2015

Últimamente utilizo mucho Instagram para inspirarme y casi diría que para asegurarme que me levanto de buen humor aunque ese día tenga que madrugar. Se ha convertido en una rutina dedicarle quince o veinte minutos por la mañana y otros tantos por la noche. Cada vez somos más los fotógrafos que usamos esta aplicación como uno de tantos medios para difundir las fotos que hacemos fuera de ella, pero creo que la mayoría no son profesionales sino aficionados que hacen fotos de su día a día, algunos con resultados increíbles. Se me ha ocurrido dejaros un pequeño puñado de recordatorios básicos que os pueden funcionar si os sumáis a la moda de compartir las fotos de vuestras comidas y objetos cotidianos sin necesidad de tener una cámara cara o un iPhone, sino controlando otros factores:



Utiliza siempre luz natural

¿Os habéis fijado en esas fotos con luz amarillenta de lámpara de techo? ¡pues eso no lo queremos! Si haces las fotos en el interior de tu casa aprovecha la luz brillante de la mañana y deja la luz artificial como un apoyo secundario, e intenta evitar rayos directos de sol en la superficie que vayas a usar. Con una luz limpia y clara conseguirás una superficie sin sombras y uniforme. Puedes tamizar la luz de la ventana corriendo la cortina y si aún así los objetos emiten sombra, prueba a acercar un folio o cartulina blanca por ese lado, verás cómo con el reflejo se reduce un poco su dureza. Otro recordatorio: si vas a fotografiar frontalmente un cuadro o una foto enmarcada, quítale el cristal para no volverte loco con los reflejos.


Cuida el fondo

Si no tienes un suelo o una mesa rústicos o muy originales, utiliza telas (recuerda plancharlas antes) manteles de pvc o descárgate algún fondo imprimible con la textura que te guste (mi página preferida para descargar texturas a tamaño grande es CG Textures, ¡fijáos en sus fondos de maderas!). Si quieres utilizarlo más veces, mi consejo es que lo pegues sobre un tablero fino de madera o cartón pluma para tenerlo siempre listo. Elijas el fondo que elijas, recuerda revisar que no esté sucio, arañado o con algún pelo o miga pegada, (a no ser que sea intencionado). Da pereza, pero es más cómodo eliminarlo in situ que perder tiempo después borrando errores en photoshop.


Controla la perspectiva

Las fotos totalmente cenitales están de moda, pero si vas a tomar la foto desde arriba hazlo bien desde el principio y súbete a una silla, cama o escalera para evitar perspectivas confusas. Intenta no utilizar una focal demasiado abierta por el mismo motivo, y si es necesario corrige después recortando o rotando la foto para que quede perfecta.


Juega con más elementos

Además de lo que quieras mostrar, siempre es interesante crear composiciones en las que incluyas otros elementos que tengan relación, o que simplemente "vistan" un poco más la foto. Plantas, postales, monedas antiguas, lupas, revistas o cualquier objeto acorde con la estética de tu foto es una buena opción para ayudarte a narrar mejor una historia o a transmitir un ambiente o "estilo", ¡pero no caigas en el horror vacui!


Ojo con los filtros

No abuses de ellos ni los utilices para intentar arreglar una foto que, de base, no te convence (y esto es aplicable a fotografía de cualquier tipo). La idea de los filtros es mejorar la imagen inicial pero no todos los filtros lo consiguen y algunos dan la sensación de que estamos viendo las fotos de un habitante extraterrestre o de un apocalipsis próximo, o lo que es peor: de alguien que cree que las fotos abarrotadas de efectos se ven más profesionales. No tengas miedo a enseñar las cosas sin artificios, la naturalidad es la clave así que intenta conseguirla desde la cámara y si no es posible, intenta ajustarla con filtros regulables como el contraste, el brillo, la saturación, etc. Si quieres introducir elementos originales o fuera de contexto, prueba a hacerlo en la propia toma.


Experimenta

No hay unas reglas fijas para el bodegón perfecto, ¡diviértete e inventa! Puedes probar por ejemplo a sacar parcialmente del encuadre uno o varios de los elementos de los extremos (no tiene que estar todo 100% visible para que reconozcamos qué objeto es), volcar pintura, tierra o ingredientes de cocina directamente sobre el fondo, introducir un color flúor en medio de una escena monocroma, despiezar un objeto y ordenar todos sus componentes...

¿Qué se os ocurre? ¿tenéis algún truco que utilicéis siempre?